Ir al contenido principal

Maria Soledad Morales y el Doble Crimen de La Dársena

Atiborrado de impunidad reapareció el ex gobernador de Catamarca Ramón Saadi a fin de postular que el feminicidio de Maria Soledad Morales fue un crimen pasional. Exactamente fue lo que dijo el genocida Patti cuando el entonces presidente Menem le encomendó la tarea de investigación de este hecho que tenía en vilo a la Argentina durante su primer mandato. El poder político de la segunda década infame de nuestra historia contemporánea, nunca permitió que la responsabilidad penal en este caso, pudiera realizarse en la doctrina de la autoría mediata, introducida en nuestro país a través del fallo condenatorio a los jerarcas de la dictadura militar.
Muy distinto fue el resultado en el denominado Doble Crimen de La Dársena con motivo del feminicidio de Leyla Bshier Nazar y Patricia Villalba en Santiago del Estero, ya que desde un primer momento se concentró la investigación en el aparato organizado de poder, contando para ello con la fundamental presencia del gobierno nacional y especialmente del compañero presidente Néstor Kirchner.
Si bien es cierto, aún se mantiene impune el crimen de Leyla Bshier Nazar, ello fue debido a graves obstrucciones y desviaciones soportadas en tiempos de la Intervención Federal, que signaron el futuro de la causa penal y que tiene como principal responsable al actual abogado de las empresas de trabajo esclavo Pablo Lanusse, que terminó sin pena y sin gloria una gestión que había generado enorme esperanza en el pueblo santiagueño.
Catamarca y Santiago del Estero fueron intervenidas porque había miles de personas en las calles reclamando justicia Si no hay justicia la democracia real en nuestra región será de imposible cumplimiento. Aún sigue pendiente la respuesta ética del Estado para confrontar los paradigmas míticos que se instalan sobre una voluntad colectiva dispersa y desplazada de su propia vida.
La región del Gran Chaco Argentino acarrea secularmente vestigios del trauma colonial, que se manifiestan en realizaciones paradojales, casi imperceptibles para la nada ciudadana, porque lo que parece ser no es, como en el cuento de Hector Tizón “Nunca es posible regresar a nada”.
En realidad lo que es nos vienen diciendo los filósofos de los pueblos indoamericanos: la búsqueda de la exacta dimensión.
Luis Horacio Santucho
COLINA (Santiago del Estero)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Respuesta del compañero Cacho Ledesma a Mattini

“Luis Mattini y los miserables”
Hace casi tres meses cumplí 70 años. Pertenezco a una generación que discutía
mirandose a la cara, franca y apasionadamente. No estoy habituado a las formas que
propone la tecnología. Me parece que estoy viejo, un viejo “vizcachón”. Acaso por
esto es que he meditado largas horas si responder o no, al artículo del señor Luis
Mattini, “Los que empuñamos armas y los miserables”, publicado en el sitio
lafogata.org.
Días pasados un compañero y amigo, periodista tucumano, me llamó para
compartir su indignación por la nota que había leido en internet. A partir de ahí,
este asunto estuvo dando vueltas en mi cabeza. Hubiera preferido ahorrarme este
momento; pero no puedo, ni quiero, dejar pasar tales declaraciones, Es por esto que
decidí escribir, para que los dichos y responsabilidades que, ud. Mattini, me
adjudica, no tomen entidad de cosa cierta. No tengo la pretensión de realizar un
analisis más profundo y complejo de algunas cuestiones que ud menciona , pue…

LENIN Y EL INFANTILISMO DE IZQUIERDA (versión 2017)

Hace 93 años moría Lenin. El egregio revolucionario ruso tenía 53 años cuando el 21 de enero de 1924 sucumbió ante los padecimientos físicos que le produjo un atentado perpetrado a ojos vista por Fanni Kaplan, una importante dirigente del Partido Socialista Revolucionario, una secta política que acusaba a Vladimir Ilich Ulianov de haber traicionado a la Revolución de Octubre.

La activista política había sido liberada de las mazmorras del zarismo con el triunfo de la revolución bolchevique y cuando aún era el amanecer de la primera revolución socialista triunfante en el mundo, disparó tres veces sobre el cuerpo de Lenin cuando se retiraba de un mitin político en una fábrica de Moscú, durante el mes de agosto de 1918.

Quizás con la esperanza de un milagro impreciso, el de Simbirsk, escribe entre marzo y abril de 1920 una de sus mejores obras: “La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo” una ponencia presentada con motivo de la celebración del Segundo Congreso d…

LENIN Y EL INFANTILISMO DE IZQUIERDA

Hace 93 años moría Lenin. El egregio revolucionario ruso tenía 53 años cuando el 21 de enero de 1924 sucumbió ante los padecimientos físicos que le produjo un atentado perpetrado a ojos vista por Fanni Kaplan, una importante dirigente del Partido Socialista Revolucionario, una secta política que acusaba a Vladimir Ilich Ulianov de haber traicionado a la Revolución de Octubre.

La activista política había sido liberada de las mazmorras del zarismo con el triunfo de la revolución bolchevique y cuando aún era el amanecer de la primera revolución socialista triunfante en el mundo, disparó tres veces sobre el cuerpo de Lenin cuando se retiraba de un mitin político en una fábrica de Moscú, durante el mes de agosto de 1918.

Quizás con la esperanza de un milagro impreciso, el de Simbirsk, escribe entre marzo y abril de 1920 una de sus mejores obras: “La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo” una ponencia presentada con motivo de la celebración del Segundo Congreso de la Tercera In…