Ir al contenido principal

Respuesta del compañero Cacho Ledesma a Mattini

“Luis Mattini y los miserables”
Hace casi tres meses cumplí 70 años. Pertenezco a una generación que discutía
mirandose a la cara, franca y apasionadamente. No estoy habituado a las formas que
propone la tecnología. Me parece que estoy viejo, un viejo “vizcachón”. Acaso por
esto es que he meditado largas horas si responder o no, al artículo del señor Luis
Mattini, “Los que empuñamos armas y los miserables”, publicado en el sitio
lafogata.org.
Días pasados un compañero y amigo, periodista tucumano, me llamó para
compartir su indignación por la nota que había leido en internet. A partir de ahí,
este asunto estuvo dando vueltas en mi cabeza. Hubiera preferido ahorrarme este
momento; pero no puedo, ni quiero, dejar pasar tales declaraciones, Es por esto que
decidí escribir, para que los dichos y responsabilidades que, ud. Mattini, me
adjudica, no tomen entidad de cosa cierta. No tengo la pretensión de realizar un
analisis más profundo y complejo de algunas cuestiones que ud menciona , pues
creo, que excede, por mucho, estas líneas. No tengo interés de polemizar en los
términos en los que ud propone, ni de hacerlo por este medio, al que accedemos solo
algunos pocos. Me limitaré a responder a lo que entiendo como una provocación de
su parte.
Tuvimos, tenemos y tendremos diferencias, claro está. Estas, son las que nos
posicionan-politica e ideológicamente- en lugares distintos para pensar la historia
del PRT-ERP. Son estas mismas, las que subyacen en su reflexión, chicanera e
injuriosa, cuando intenta bastardear y deslegitimar mi palabra.
Ahora bien. Puntualizemos algunos hechos.
Corría el mes de Septiembre del año 74´ y yo formaba parte de la dirección de la
Regional Tucumán, como segundo responsable. Cabe aclarar que no integré el
Comité Central ni el Buró político del PRT-ERP. Este, se conformaba por Mario
Roberto Santucho (Robi), Enrique Gorriarán Merlo, Benito Urteaga, Domingo Mena,
Luis Mattini y Juan Eliseo Ledesma, el memorable comandante “Pedro”.
El 10 de Agosto de 1974, la compañía de monte del ERP, “Ramón Rosa Jimenez”,
intenta tomar el Regimiento N°17 de Infanteria Aerotransportado con asiento en
Catamarca. Dicha operación militar fracasa pues el grupo es detectado. En el curso
del día, tras largo resistir, los diesciseis combatientes son cercados y deciden
rendirse luego de parlamentar ante el Teniente 1°, Mario Nakagama (actualmente
está siendo juzgado por esta causa). Horas después son fusilados sumariamente. Este
suceso -violatorio de cuánto principio legal sostiene el Derecho Moderno- se
conoce como “La Masacre de capilla del Rosario”.
En respuesta a esta masacre, en el mes de Septiembre, el Comité Central resuelve la
línea de “Represalías indiscrimindas sobre la Oficialidad de la FFAA”.
Esta resolución del Comité Central, que el Buró Político procede a instrumentar
como órgano ejecutivo, es bajada a todas las regionales y zonas, y discutidas por la
militancia. Recuerdo que, en ese momento, manifesté mi desacuerdo y lo
fundamenté. Mi posición se basaba en dos cuestiones. Por un lado, sostenía que esta
decisión no “obligaba a una oficialidad cebada a respetar las leyes de la guerra”
como decía textualmente la Resolución, sino que -por el contrario- el caracter
“indiscriminado de las ejecuciones” nos ponía en un plano de igualdad con las FFAA.
Por otro lado, sabiamos que al interior de las Tres Armas, había cuadros y oficiales,
críticos con el accionar de las mismas, y que las represalías podrían eliminar esas
diferencias y cohesionarlas en su mentalidad represora.
Esta es la posición personal que sostuve en aquel entonces. Largos debates se dieron
en el seno de las distintas regionales. Finalmente, se puso en práctica la Resolución.
En ese marco histórico, y en cumplimiento de las Represalias a la Oficialidad, se
produce el ajusticiamiento del capitán Humberto Viola.
El 1° de diciembre de 1974, una unidad del ERP ajusticia, en San Miguel de
Tucumán, al capitán de inteligencia Humberto Viola. En esa desgraciada acción
muere, también, la hija menor de 3 años, María Cristina, y es herida de gravedad la
mayor de las niñas, María Fernanda.
Ante los acontecimiento el Buró Político del PRT asume la responsabilidad de lo
ocurrido, promete investigar el “exceso injustificable” y, cumplido el objetivo, dá por
concluida la campaña de represalias indiscriminadas.
Vale decir, que en aquellas circunstancias yo estaba en Tucumán y presencié, con el
mismo estupor que ud siente 37 años después, el dolor que causó en la gente este
penoso suceso. Fue el inicio, en mi opinión, de otra historia en relación al respeto y
simpatía que el pueblo tucumano sentía por el PRT-ERP. Aquellos meses de Agosto y
Septiembre del 74´, fueron difíciles para el conjunto del partido en Tucumán. En esa
coyuntura, es detenido el Comité Regional durante una reunión del mismo,
derrotada la huelga de los trabajadores cítricolas (los de fábrica y los de campo) y
desarticulado, a pesar de los esfuerzos de Leandro Fote y Benito Romano, el
Congreso de Unidad Sindical convocado por la FOTIA (Federación Obrera de
Trabajadores de la Industria Azucarera). La intensidad de la represión se iba
extendiendo por toda la provincia, mientras se gestaba el “Operativo
Independencia”, bajo la cobertura legal del decreto 261.
Hasta aquí, una breve reseña.
Ahora bien. Paso a analizar algunas de las aseveraciones que hace ud de mi .
Sostiene ud en su escrito:
“Bien, todo este repaso viene a cuento porque en el libro de Daniel Gutman, "Sangre
en el Monte" el autor comenta que encontró varios casos de ex compañeros que
justificaron la acción que hemos narrado. Pero hay un caso que menciona con
nombre y apellido y que, a mi juicio, es muy grave: Se trata de Juan Carlos Ledesma,
quien argumenta que la esposa de Viola, entrevistada por Gutman, no dice que tal
oficial era de inteligencia y por lo tanto habría torturado compañeros.
Es muy difícil comprender semejante razonamiento. Es tal el estupor que produce
que uno piensa que quien lo dice no debe ser una persona en sus cabales. Pero
ocurre que Ledesma, a quien le decíamos el Vizcachón, es un viejo cuadro del PRT,
una especie de archivo verbal a tal punto que la mayoría de los investigadores lo
consultan, y además fue subordinado mío. Por lo tanto lo conozco bien, bueno
digamos lo conocía bien. Claro el no pasó por las escuelas que he mencionado, pero
tenía suficiente formación política como para dominar la ética guevarista. Por eso
mi asombro y enorme indignación. Porque cualquier lector normal, puede
interpretar que Ledesma está diciendo que a las hijas de los torturadores o los
asesinos o los enemigos del pueblo hay que fusilarlas. O, bueno bajemos el tono, al
menos justifica que con tal de "hacer justicia" ejecutando al padre, se corra el riesgo
cierto de herir o asesinar a sus hijas, como ocurrió en este caso. O también
implicaría admitir que un comando del ERP es una máquina de matar difícil de
controlar.
Bueno, digamos, y no como chiste, porque no estoy para bromas, sino como una
patética realidad que con amigos como Ledesma, el ERP no necesita enemigos.”
En principio es, por lo menos, cuestionable que, ud. Mattini “instruido” en la ética
guevarista cite, como única fuente, el libro “Sangre en el Monte” de Daniel Gutman.
Podría haber mencionado otras: el documental “Operativo Independencia” del
realizador Dante Fernandez, el reportaje del periodista Gabriel Rot en la Revista
“Lucha Armada”, el documental “Gaviotas Blindadas” del Grupo Mascaró ,por citar
solo algunas. Por lo tanto, asumo que la elección de la fuente es antojadiza y su
única finalidad agraviarme, en el supuesto de una preocupación genuina. Falso
humanismo que tiene tufillo al peor de los oportunísmos. Asimismo, ante la falta de
cassets ( o de otro registro) en el que D. Gutman grabara mis expresiones debo,
necesariamente, referenciarme al corto texto de su libro. Transcribo el fragmento en
cuestión: “ Sin saber como evitar que se levantara de la mesa y me dejara solo en el
bar, pensé que podía despertar su interés con el relato de mi fallida entrevista a la
viuda de Viola. Pero cuando empecé a contarle él me interrumpió. “Lo que ella no te
va a decir es que Viola pertenecía al área de inteligencia y todos sabemos que en
área de inteligencia se torturaba”, me dijo antes de irse.” ( “Sangre en el monte”. Cap.
XXVI , pag. 144). No me detendré aqui, sólo diré que me sorprendió
desagradablemente el relato de Gutman sobre nuestro encuentro.
Bien, por otro lado, releyendo el parrafo en cuestión, no se infiere, de manera
alguna, que haber recordado la condición de Oficial de inteligencia de Viola,
implique justificar el abuso de fuerza que se materializó en la acción donde las
niñas fueron victimas inocentes. Por lo mismo, la lectura e interpretación, que ud
hace de mis palabras, es forzada. Mis reflexiones sobre este acontecimiento, y otros,
que tuvieron al PRT-ERP como protagonista, las he compartido en múltiples
ocasiones y con interlocutores diversos. Nunca eludí críticas, o preguntas
incómodas, o responsabilidades. Me siento con la suficiente autoridad y ética, para
decir lo que pienso en relación a una de las experiencias revolucionarias más
generosas de la historia argentina, de la que fui parte desde sus inicios. No necesito
bronces ni laurales para ello; si el respeto de mis compañeros y compañeras, de mi
familia, de aquellos que son parte de mi cotidiano. Además, ser una “especie de
archivo verbal”, como ud. me caracteriza peyorativamente, me ha brindado la
alegria de transmitir y compartir, con cientos de jovenes interesados por conocer y
repensar esta historia . Será tarea de las nuevas generaciones tomar lo mejor de
nosotros, y resignificarlo en una práctica política superadora.
Para finalizar, los agravios que me dedica en su escrito, revelan más de usted que de
mi. Me asombra leer que hace propias las palabras del Teniente Coronel Rodolfo
Richter-oficial que participó del combate de Pueblo Viejo en el marco del
“Operativo Independencia”- cuando sostiene, en el mismo texto, que “quien empuña
un arma dificilmente sea un miserable, porque está arriesgando el pellejo”.
Concepto que ud dignifica como patrón de ética y moral, calificandolo de “actual
acerto”. Como si no hubiese miserables en el ejército que ,empuñando las armas,
asesinó a cientos de obreros y campesinos durante el mismo “Operativo
Independencia”; esas mismas armas que, años después, dispararon contra jovenes en
las jornadas de Diciembre de 2001. Según este “actual acerto” tampoco habría
miserables entre los torturadores de sus compañeros.
Por ventura, dónde ud. ve caballeros batiéndose en nobles contiendas, con altura y
honor, la justicia argentina ha hallado genocidas, y los ha condenado.
Juan Carlos “Cacho” Ledesma.

Comentarios

  1. Por respeto a todos los quoe murieron en esa época me parece conveniente que los problemas personales que tengan los que participaron en esa lucha fratricida los diluciden en forma particular y no por las redes sociales. Han pasado muchos años y a la juventud actual hay que orientarla a pensar en el futuro de nuestra patria y no en recordar aquella época desgraciada de nuestra Argentina. Hay mucho para hacer en Paz, Solidaridad y Amor. Luchemos por que así sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede seguir para adelante como si no hubiera pasado nada, con ondas de paz y amor. El respeto por los que cayeron es decir LA VERDAD, no inventar mentira tras mentira, impostura tras impostura. Recomiéndele a Mattini, Señor Memel, que no use las redes para calumniar, descalificar, mentir y tergiversar. Cuando deje de hacerlo ya no serán necesarias las respuestas como las del compañero Ledesma. Mientras tanto, las respuestas son IMPRESCINDIBLES: no se les puede dar a los jóvenes verdades a medias, mentiras y canalladas. Eso es subestimarlos, subestimar su inteligencia.

      Amanda Cánepa, por PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES

      Eliminar
  2. No todos pensamos igual. La aclaración del Vizcachón es NECESARIA, porque no se les puede contar a los jóvenes una versión tergiversada de los hechos como hace Mattini quien, aún hoy, parece erigirse como un "héroe incomprendido" revoleando basura contra sus propios compañeros. Se pueden tener diferencias políticas, lo que no se puede es retorcer la historia. A pesar de tantos compañeros caídos, aún quedan compañeros que fueron protagonistas de esa historia y hacen MUY BIEN en dar su opinión y no permitir que queden en el aire todas las tergiversaciones de un señor que en su soberbia infinita no sólo se cree el dueño de la verdad, sino que para contarla Y JUSTIFICARSE DE SUS ENORMES ERRORES POLÍTICOS no titubea en ensuciar a otros compañeros.
    A cuatro años de este texto del compañero, saludamos haberlo encontrado, porque conocemos perfectamente todas las barbaridades que hace Mattini quien ya es hora de que se calle y deje de hacer públicas sus diferencias y juicios PERSONALÍSIMOS, nunca colectivos de NADA.
    A un día del 39º aniversario del golpe de estado genocida, saludamos que todavía hayan compañeros que nos cuenten la verdad, con errores y aciertos y no con la búsqueda de quedar plasmados en el bronce como pretende el aludido Mattini.
    Un saludo fraternal para el Vizcachón y el cariño de los que actualmente estamos reconstruyendo el PRT, no sin enorme esfuerzo por todas estas cuestiones.

    Amanda Cánepa por el PRT.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amanda. Arnold Kremer o Mattini además de ser uno de los responsables de la liquidación del partido en el exilio, en su libro "Hombres y Mujeres del PRT" se dedicó a hacer una crítica despiadada contra el partido y entre otras cosas dijo que Santucho no entendía la política, motivo por el cual Manuela Juarez, madre de Santucho lo denunció como uno de los entregadores del Comandante. Tengo la carta de Manuela como prueba. Gracias por el comentario. Saludos cordiales

      Eliminar
  3. Vizcachón, creo que no fuiste el único que no estuvo de acuerdo con esa resolución. Recuerdo que por sostener una actitud crítica al accionar militar en Sanidad, Azul y Catamarca, esta última por permitir que el Negrito Fernández participara en ella, más algunas actitudes que manifestaban poca profesionalidad, y mucho aventurerismo, además por no estar de acuerdo con el editorial que hablaba de la "posible democracia a la europea" de 1975, que hizo ilusionar a muchos con "sus prontas libertades" y mi posición sobre la resolución de "ojo por ojo, diente por diente" fuí prácticamente aislado del partido en las cárceles hasta diciembre de 1976. Intuía la derrota y como los vietnamitas les decía que había que "prepararse para lo peor". Quizás mis argumentos para cuestionar la resolución no eran las mismas en las formas, pero sí en el contenido, con un agregado. Hice el servicio militar en un momento especial del país, golpe de estado, derrocamiento de Frondizi, 16 pronunciamientos militares, Azules y Colorados (1962), levantamiento de la Marina (!963), Plan Conintes, Compañías Antiguerrilleras, por lo tanto palpé las diferencias entre los oficiales por el accionar de sus superiores, muchos de ellos fueron dados de bajas en 1963, como represalia. Pero había otros oficiales, los médicos, los veterinarios, en fin los profesionales "no combatientes", no se debía embolsar a todos, se debía seleccionar, eso, por un lado, pero, por el otro, los combatientes del ERP, no tenían la capacidad ni el profesionalismo para cumplir con la resolución. Los hechos demostraron, desgraciadamente, que tuve razón.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario estimado Negro. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias compañeros por responder a los "reciclados políticos", opino que la verdad histórica debe darse a conocer para desenmascarar a estos traficantes de mentiras. Costaron muchas vidas las luchas de nuestros pueblos como para que algunos hoy quieran acomodarse en el relato. Está bueno que nuestros chicxs conozcan todas las voces y sepan de qué se habla cuando se habla de compromiso de vida... Graciasssssss

    ResponderEliminar
  6. Gracias compañeros por responder a los "reciclados políticos", opino que la verdad histórica debe darse a conocer para desenmascarar a estos traficantes de mentiras. Costaron muchas vidas las luchas de nuestros pueblos como para que algunos hoy quieran acomodarse en el relato. Está bueno que nuestros chicxs conozcan todas las voces y sepan de qué se habla cuando se habla de compromiso de vida... Graciasssssss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LENIN Y EL INFANTILISMO DE IZQUIERDA (versión 2017)

Hace 93 años moría Lenin. El egregio revolucionario ruso tenía 53 años cuando el 21 de enero de 1924 sucumbió ante los padecimientos físicos que le produjo un atentado perpetrado a ojos vista por Fanni Kaplan, una importante dirigente del Partido Socialista Revolucionario, una secta política que acusaba a Vladimir Ilich Ulianov de haber traicionado a la Revolución de Octubre.

La activista política había sido liberada de las mazmorras del zarismo con el triunfo de la revolución bolchevique y cuando aún era el amanecer de la primera revolución socialista triunfante en el mundo, disparó tres veces sobre el cuerpo de Lenin cuando se retiraba de un mitin político en una fábrica de Moscú, durante el mes de agosto de 1918.

Quizás con la esperanza de un milagro impreciso, el de Simbirsk, escribe entre marzo y abril de 1920 una de sus mejores obras: “La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo” una ponencia presentada con motivo de la celebración del Segundo Congreso d…

LENIN Y EL INFANTILISMO DE IZQUIERDA

Hace 93 años moría Lenin. El egregio revolucionario ruso tenía 53 años cuando el 21 de enero de 1924 sucumbió ante los padecimientos físicos que le produjo un atentado perpetrado a ojos vista por Fanni Kaplan, una importante dirigente del Partido Socialista Revolucionario, una secta política que acusaba a Vladimir Ilich Ulianov de haber traicionado a la Revolución de Octubre.

La activista política había sido liberada de las mazmorras del zarismo con el triunfo de la revolución bolchevique y cuando aún era el amanecer de la primera revolución socialista triunfante en el mundo, disparó tres veces sobre el cuerpo de Lenin cuando se retiraba de un mitin político en una fábrica de Moscú, durante el mes de agosto de 1918.

Quizás con la esperanza de un milagro impreciso, el de Simbirsk, escribe entre marzo y abril de 1920 una de sus mejores obras: “La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo” una ponencia presentada con motivo de la celebración del Segundo Congreso de la Tercera In…