Ir al contenido principal

Un homenaje al mejor presidente de la historia argentina

 Llegué por primera vez a la Casa Rosada convocado por el presidente Néstor Kirchner en el marco de la causa Dársena que tenía en vilo a Santiago del Estero. Transcurrían los primeros meses de su mandato y sabíamos que no soportaba la existencia del Terrorismo de Estado en la provincia. Nos esperaba en la puerta de su despacho. Estreche su mano y le dije “Buenos días Señor Presidente, soy Santucho, el abogado de la causa” “Lo conozco…. lo ví por televisión….. mucho gusto doctor”, contesto con una sonrisa del corazón, Nunca olvidé esa imagen desprovista de los oropeles del poder.
Escuchó atentamente los testimonios y se comprometió a brindarnos protección para continuar la búsqueda de justicia y verdad contra la impunidad organizada por Los Juarez.
Su compromiso se hizo realidad y su aporte fue fundamental para que los santiagueños pudieran gozar los beneficios de la libertad.
Fue lejos, muy lejos el mejor presidente de la historia de este país, a pesar que esta afirmación nos sea compartida por los peronistas de Perón y los radicales de Yrigoyen o de Illia. En cierta manera fue la realización concreta del espíritu de Cámpora, el presidente que no pudo ser por culpa de la irresponsabilidad política de Juan Domingo Perón que nos dejó como herencia y sin beneficio de inventario a Isabel y la Triple A.
Visualizó América Latina desde una perspectiva regional y eso también lo diferencia de todos sus predecesores.
Los campesinos y pueblos originarios accedieron a políticas públicas activas que antes estaban predeterminadas  en programas diseñados por el Banco Mundial y aplicados por tecnócratas formados en la administración de la pobreza.
Aún adoloridos por el impacto de  su inesperada muerte contemplamos un escenario de esperanza que no tiene nada que ver  con ese presagio de tragedia que se percibía en el pueblo cuando despedía los restos mortales del General Perón.
Las señales del funesto acontecimiento para la Argentina, nos obligan a debatir el surgimiento de una nueva identidad política, que ya comenzaba a vislumbrarse durante los eventos del bicentenario, donde apareció un sujeto social que buscaba en la historia los elementos constitutivos de su razón de ser.
Para realizar este debate debemos despojarnos de los significantes ocultos en los socavones del discurso conciente de nuestra cultura política, que abreva muchas veces en las profundas diferencias políticas e ideológicas que se establecieron con el peronismo especialmente en relación a la concepción del poder.
Durante la década del 70 hubo un momento de fuerte comportamiento unitario entre las organizaciones revolucionarias cuando se enfrentó a la dictadura militar de Lanusse y ello tuvo una expresión concreta el día de la fuga de Trelew que luego se convirtió en masacre de 16 compañeros peronistas y marxistas, representados en esa histórica conferencia de prensa por Mariano Pujadas y Rubén Bonet.
El Comandante Mario Roberto Santucho antes de su muerte en combate tenía previsto revisar las profundas diferencias políticas ocurridas con los compañeros peronistas cuando dijo: “un río de sangre separa a los argentinos de los militares asesinos”.
Esa revisión crítica esta pendiente y el minuto histórico impone el desafío.
El día de los funerales una mujer del pueblo pasó frente a Néstor y Cristina y dijo que estaba orgullosa de ser argentina, frase conmovedora que chicotea aún mas nuestras conciencias en medio de un sentimiento popular que nos devuelve la imagen de un pueblo que busca señales y símbolos que representen sus aspiraciones e intereses históricos. Uno de ellos ha pasado a ser Néstor Kirchner, un viento  del sur que trajo esperanzas y voces de otros tiempos australes.
Desde Santiago del Estero, los confines del Tawantinsuyo, te digo

COMPAÑERO NESTOR KIRCHNER HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

Comentarios

Entradas populares de este blog

Respuesta del compañero Cacho Ledesma a Mattini

“Luis Mattini y los miserables”
Hace casi tres meses cumplí 70 años. Pertenezco a una generación que discutía
mirandose a la cara, franca y apasionadamente. No estoy habituado a las formas que
propone la tecnología. Me parece que estoy viejo, un viejo “vizcachón”. Acaso por
esto es que he meditado largas horas si responder o no, al artículo del señor Luis
Mattini, “Los que empuñamos armas y los miserables”, publicado en el sitio
lafogata.org.
Días pasados un compañero y amigo, periodista tucumano, me llamó para
compartir su indignación por la nota que había leido en internet. A partir de ahí,
este asunto estuvo dando vueltas en mi cabeza. Hubiera preferido ahorrarme este
momento; pero no puedo, ni quiero, dejar pasar tales declaraciones, Es por esto que
decidí escribir, para que los dichos y responsabilidades que, ud. Mattini, me
adjudica, no tomen entidad de cosa cierta. No tengo la pretensión de realizar un
analisis más profundo y complejo de algunas cuestiones que ud menciona , pue…

LENIN Y EL INFANTILISMO DE IZQUIERDA (versión 2017)

Hace 93 años moría Lenin. El egregio revolucionario ruso tenía 53 años cuando el 21 de enero de 1924 sucumbió ante los padecimientos físicos que le produjo un atentado perpetrado a ojos vista por Fanni Kaplan, una importante dirigente del Partido Socialista Revolucionario, una secta política que acusaba a Vladimir Ilich Ulianov de haber traicionado a la Revolución de Octubre.

La activista política había sido liberada de las mazmorras del zarismo con el triunfo de la revolución bolchevique y cuando aún era el amanecer de la primera revolución socialista triunfante en el mundo, disparó tres veces sobre el cuerpo de Lenin cuando se retiraba de un mitin político en una fábrica de Moscú, durante el mes de agosto de 1918.

Quizás con la esperanza de un milagro impreciso, el de Simbirsk, escribe entre marzo y abril de 1920 una de sus mejores obras: “La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo” una ponencia presentada con motivo de la celebración del Segundo Congreso d…

LENIN Y EL INFANTILISMO DE IZQUIERDA

Hace 93 años moría Lenin. El egregio revolucionario ruso tenía 53 años cuando el 21 de enero de 1924 sucumbió ante los padecimientos físicos que le produjo un atentado perpetrado a ojos vista por Fanni Kaplan, una importante dirigente del Partido Socialista Revolucionario, una secta política que acusaba a Vladimir Ilich Ulianov de haber traicionado a la Revolución de Octubre.

La activista política había sido liberada de las mazmorras del zarismo con el triunfo de la revolución bolchevique y cuando aún era el amanecer de la primera revolución socialista triunfante en el mundo, disparó tres veces sobre el cuerpo de Lenin cuando se retiraba de un mitin político en una fábrica de Moscú, durante el mes de agosto de 1918.

Quizás con la esperanza de un milagro impreciso, el de Simbirsk, escribe entre marzo y abril de 1920 una de sus mejores obras: “La enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo” una ponencia presentada con motivo de la celebración del Segundo Congreso de la Tercera In…